Nivelación

Como ministerio tratemos de responder a los problemas que se presenta. Y si Dios abre las puertas, podemos entrar.

Así funcionó con nuestro nuevo salón de Nivelación. Un día nos presentó varios niños que no han podido estudiar varios años por razón de enfermedades o otras razones. Resulto que los niños no tenían el nivel adecuado a su edad.

Dios nos mandó la hermana Juanita, una voluntaria profesora con bastante experiencia. Así decidimos abrir el salón para preparar los niños para que, después de un año, puedan entrar en un colegio normal.

Muy pronto nos presentó varios niños más y lamentablemente ahora tenemos una lista de espera también.

Un proyecto que solo puede tener éxito con el apoyo de Dios para restaurar las vidas de los niños.

Contamos también con la ayuda de un psicologo, una terapista y un médico.

Dios es grande para estos tesoros!